Expertos internacionales en salud defienden los reutilizables frente a los artículos desechables en el marco del COVID-19

La industria del plástico está aprovechando la pandemia para promover desechables innecesarios, lo que supone un retroceso en los avances conseguidos

Los desinfectantes domésticos son efectivos contra el virus en superficies duras como platos o cubiertos, por lo que no es necesario cambiarlos por desechables

Cada mascarilla quirúrgica contiene unos 2 gramos de plástico, así que, solo las repartidas en centros sanitarios españoles, suponen más de 1.300 toneladas de residuos plásticos

Más de un centenar de personas expertas en salud de dieciocho países han firmado hoy una declaración que garantiza a comercios y consumidores que los productos y envases reutilizables son seguros frente al COVID-19, rechazando así las declaraciones de la industria del plástico, que aboga por los envases de usar y tirar. Los expertos/as en salud, reunidos por Greenpeace USA y UPSTREAM, ambos miembros del movimiento Break Free From Plastic, enfatizan que los productos y envases desechables no son inherentemente más seguros que los reutilizables y que éstos pueden utilizarse de manera segura durante la pandemia, empleando una higiene básica.

“La salud pública también debe cuidar la limpieza de nuestro hogar: la Tierra“, ha manifestado el Dr. Mark Miller, ex director de investigación del National Institutes of Health’s Fogarty International Center. “La promoción de plásticos innecesarios de un solo uso para disminuir la exposición al COVID-19 impacta negativamente en el medioambiente, el medio hídrico y el suministro potencial de alimentos, en comparación con el uso seguro de bolsas, contenedores y utensilios reutilizables“.

La declaración hecha pública hoy, respaldada por científicos, académicos, médicos y especialistas en salud pública y seguridad de envases de alimentos de todo el mundo, señala que los desinfectantes domésticos han demostrado ser efectivos para desinfectar superficies duras, como la de los envases reutilizables.

En España, la crisis del COVID19 ha supuesto un aumento significativo en el consumo de envases de usar y tirar (más de un 15%) según declara el gestor del cubo amarillo. A este problemático aumento, se suma la prohibición, por parte del Gobierno central, de realizar triaje (recogida) manual en las plantas de residuos. El resultado (aún sin datos oficiales) es el de un incremento significativo del número de objetos y envases de un solo uso que están acabando en vertederos, incineradoras o arrojados al medioambiente directamente.

A esta preocupante situación de los envases, se suma el aumento de otros artículos como toallitas húmedas (sus ventas han aumentado un 49%) y, especialmente, el uso masivo de guantes y mascarillas. Solo de estas últimas, nuestro país ha adquirido ya más de 659 millones de mascarillas quirúrgicas para los pacientes de centros sanitarios, sin contar las distribuidas en farmacias y comercios. Si cada mascarilla quirúrgica contiene alrededor de 2 gramos de polipropileno (plástico), solo ellas suponen un incremento de 1.318 toneladas de plástico que, en buena parte, se descompondrán en microplásticos. Unas partículas tan pequeñas que lo contaminan todo a nuestro alrededor, quedando incluso suspendidas en el aire. Precisamente, este mes, la revista Science desvelaba que, cada año, caen del cielo más de 1.000 toneladas de microplásticos solo en los parques nacionales del oeste de EEUU, el equivalente a entre 120 y 300 millones de botellas de plástico de agua.

“Es impactante cómo la industria del plástico aprovecha la pandemia para promover los desechables“, ha declarado Julio Barea, responsable de la campaña de residuos de Greenpeace. “Para proteger a las personas, pero también a nuestro planeta, deberíamos escuchar más a la ciencia y menos al marketing encubierto de la industria”, ha añadido.

Y es que, tanto en EEUU como en la Unión Europea, la industria del plástico ha presionado con investigaciones, financiadas por ellos mismos, que afirman que los envases reutilizables son más peligrosos que los desechables durante el COVID-19. Pero no es así. Unas correctas medidas de higiene permiten conservar libres de virus los envases reutilizables y el contacto con las superficies no es, además, la principal forma en la que estamos expuestos al virus.

El plástico innecesario es perjudicial, por lo que restaurantes, tiendas, supermercados y otros establecimientos pueden usar reutilizables (cubertería, platos, jarras…etc) de manera que protejan nuestra salud, sin dañar el medioambiente.

A %d blogueros les gusta esto: