Cáritas alerta de la incidencia de la crisis sanitaria y social en la población más vulnerable

José Antonio Cabrera. ASSOPRESS. Desde el inicio de la crisis sanitaria y social causada por la Covid-19, Cáritas Diocesana de Canarias ha atendido a más de 3.000 familias vulnerables. La incidencia de esta crisis sanitaria ha supuesto la agravación de las condiciones de pobreza y exclusión social ya existentes en nuestra provincia.

Así se expuso durante el espacio informativo en el que estuvieron presentes el Obispo de la Diócesis de Canarias, Monseñor Francisco Cases, y la Secretaria General de Cáritas Diocesana de Canarias, Dña. Caya Suárez. En este espacio informativo, se expusieron los principales datos de la actuación de Cáritas Diocesana de Canarias durante el 2019, que dibujan un escenario de pobreza estructural y exclusión social cronificada en las islas.

Durante 2019, Cáritas dio respuesta a las situaciones de exclusión social y empobrecimiento de muchas familias acompañando de forma directa a 7.995 hogares (lo que, teniendo en cuenta a todos los miembros de la unidad familiar, supone que la acción de Cáritas ha alcanzado a más de 24.000 personas). Son 500 personas más que las atendidas en 2018. En toda Canarias, si contamos con los datos de Cáritas Diocesana de Tenerife, la acción de Cáritas alcanzó a más de 40.000 personas en 2019.

El año pasado, Cáritas publicó el VIII Informe FOESSA sobre Exclusión y Desarrollo Social que situaba ya antes de esta crisis del Covid-19 a un total de 617.000 personas, un 29% de la población, en una situación de exclusión social en Canarias. Este informe señalaba, además, que un 30,8% de la población se encontraba integrada de una forma precaria, es decir, que ante un contexto de crisis su situación podría empeorar y pasar al ámbito de la exclusión social. Por tanto, el contexto social de Canarias ya daba muestras de debilidad ante posibles crisis venideras.

De las atenciones realizadas desde Cáritas Diocesana de Canarias durante 2019 podemos referirnos a un perfil de hogares que remite a unas características concretas: encabezado por una mujer, de edades comprendidas entre los 40 y 59 años, de nacionalidad española, con hijos a cargo, estudios primarios y sin empleo. El aumento de la precariedad laboral y las dificultades de acceso a la vivienda, son los principales problemas a los que se enfrenta la población canaria en situación de exclusión social.

A lo largo de 2019, también se dio un aumento significativo de hogares encabezados por personas migrantes, que son más de una tercera parte del total. Al repunte de personas llegadas por embarcación a las costas canarias a las que Cáritas ha prestado una especial atención en el último año, se suma la llegada continuada de personas del continente americano, principalmente de Colombia, Venezuela y Cuba

A %d blogueros les gusta esto: