El Cabildo de Fuerteventura gestiona la compra de maquinaria para alcanzar la plena autonomía insular en el análisis de resultados de test de Covid-19

El sistema de análisis de resultados podría estar operativo en una semana

La institución insular ha participado en la operación de compra de cinco máquinas, una para cada isla no capitalina

El Cabildo de Fuerteventura gestiona la compra de la maquinaria necesaria para alcanzar la plena autonomía insular en el análisis de resultados de test de Covid-19, una medida que terminaría con la necesidad de enviar las muestras fuera de la isla y esperar por los resultados por tiempo indeterminado.

Así lo anunció este lunes el presidente del Cabildo de Fuerteventura, Blas Acosta, quien calculó que el sistema podría estar operativo aproximadamente en una semana, a la vez que informó de que la institución insular ha estado detrás de la operación de compra de cinco de estos aparatos para surtir a las islas no capitalinas, que son las que actualmente no disponen de esta maquinaria en sus hospitales, aunque será el Gobierno canario el que sufrague la operación.

El presidente insular explicó que el proceso emprendido por el Cabildo majorero para conseguir estos aparatos “no ha sido fácil, con la alta demanda que existe en todo el mundo” e incluso el Gobierno francés, que ha comprado el cien por cien de la producción de la fábrica alemana Bosch, compañía que fabrica la maquinaria, ha tenido que prescindir de estas cinco unidades que ahora viajarán a Canarias “porque el acuerdo con Fuerteventura se cerró anticipadamente, antes de que Francia cerrara su compra”, explicó.

Estos aparatos permitirán a las autoridades sanitarias detectar no solo el Covid-19, sino hasta ocho patologías víricas más.

Igualmente, este lunes han llegado a la isla de Fuerteventura 500 unidades de tests post-Covid, destinados al seguimiento exhaustivo de las personas que han pasado el virus, que se suman a los 3.000 hisopos para tomar muestras que llegaron a la isla hace unos días, en ambos casos material que se necesita para garantizar la seguridad sanitaria en estas semanas posteriores a la fase de contagio.

Respecto a las medidas económicas, Acosta explicó que los cabildos canarios han acordado ir de la mano y hacer una propuesta única a través de la Fecai para presentar un plan económico y financiero al Ministerio de Hacienda que permita a los cabildos evitar ajustarse a la regla de gasto establecida en la Ley Orgánica 2 /2012 de Estabilidad Presupuestaria y Sostenibilidad Financiera.

Del mismo modo, el presidente majorero anunció la convocatoria de una Junta de Portavoces extraordinaria en el Cabildo para este miércoles 15 de abril en la que debatir la convocatoria de un pleno extraordinario para hacer una modificación del Presupuesto y ajustarlo a la nueva realidad producida por la alerta sanitaria.

La posibilidad de abrir las restricciones a actividades como la construcción ha sido recibida por el presidente insular con optimismo pero con una llamada a la prudencia, hasta el punto de pedir al Gobierno central que regule la cuestión para que el personal empleado en dichas obras provenga exclusivamente del ámbito insular o regional.

“En Fuerteventura hay suficientes personas que pueden trabajar en cualquier actividad de la construcción perfectamente sin que tenga que venir nadie de fuera”, consideró Acosta, quien propone una excepción al derecho a la libertad de circulación y de acceso al trabajo “por razones de seguridad sanitaria”.

Como otra de las medidas para reactivar la economía canaria y majorera, el Cabildo de Fuerteventura a través de su presidente ha planteado a la Fecai la realización de una propuesta de modificación de la Ley de renovación y modernización turística de Canarias, de manera que se pueda aprovechar el cierre temporal de los hoteles por la baja actividad turística para ejecutar obras de rehabilitación, lo que “crearía actividad económica y mejoraría la competitividad del destino” de cara al futuro, explicó Acosta.

A %d blogueros les gusta esto: