El Cabildo de Tenerife recuerda la obligación de limpiar de rastrojos el perímetro de las viviendas rurales

La consejera de Medio Natural y seguridad indica que “es preceptivo que los 15 metros alrededor de las casas deben estar libres de maleza y vegetación secas para evitar incendios”

El Cabildo de Tenerife, a través del Área de Gestión del Medio Natural y Seguridad que dirige la consejera Isabel García, hace un llamamiento a la ciudadanía residente en zonas rurales y forestales para que aproveche estos días de confinamiento en sus viviendas para realizar las labores de mantenimiento adecuadas en zonas ajardinadas y terrenos que las circundan para evitar incendios.

García recuerda que “existe la obligación legal de mantener los terrenos libres de residuos de todo tipo, de matorral espontáneo y de vegetación seca. En el caso de zonas forestales, la obligación se traduce en mantener limpia una franja de 15 metros alrededor de las viviendas, y por ello pedimos colaboración a la ciudadanía para conseguir reducir las posibilidades que se desprendan de la existencia de estos materiales”, además, la consejera insta a los diferentes municipios a velar por que estos cuidados preventivos se lleven a cabo en sus demarcaciones.

Isabel García aclara que “no se trata de talar todos los árboles sino de evitar la acumulación de vegetación seca o descontrolada, y de residuos que favorecen la propagación del fuego, que puede llegar a afectar a las propias viviendas. Esta situación ya se vivió hace apenas unas semanas, cuando Canarias se vio sometida a unas condiciones extremas de viento, sequedad y calima. El resultado fue el que todos conocemos: sufrimos varios incendios simultáneos en zonas habitadas próximas al medio rural, generándose importantes daños que llevará mucho tiempo reparar”.

La consejera aseguró, además, que “es importante contar con pólizas de seguro de incendios, pero que en estos casos el mejor seguro es mantener los alrededores de las viviendas libres de residuos y de maleza. Hay que tener mucho cuidado con los cañaverales, que arden con suma facilidad, y también con las zarzas que suelen abundar en lindes de parcelas”.

Otro aspecto sobre el que hay que tener especial cuidado, dijo la consejera, “es el referido al contacto de los árboles con las líneas eléctricas, ya que el roce de las ramas puede acabar generando chispas y estas un incendio”, así, Isabel García anima “a la ciudadanía a que vigile estos detalles y, si detectan algún caso, llamen a la compañía de distribución eléctrica para que corte o tale el árbol, como es su deber, o bien al Ayuntamiento, si se trata de un cable de alumbrado público”.

Por último, la consejera aprovechó para recordar a la población que es una buena oportunidad para “colaborar y contribuir con la salud de nuestros ecosistemas naturales, eliminando de los jardines y huertas las especies de flora exóticas invasoras que puedan tener, como el rabo de gato o el plumacho de la Pampa. Estas especies -advierte- hoy están en nuestros jardines, pero mañana pueden haberse propagado al medio natural, causando un daño irreversible”, concluyó.

A %d blogueros les gusta esto: