El Cisneros Alter aguarda la decisión de la RFEVB para la próxima temporada 2020/21

El presidente, Tomy López, recuerda que “hicimos un importante esfuerzo económico para conseguir nuestro objetivo”

El presidente del Cisneros Alter, Tomy López, aguarda la decisión de la Real Federación Española de Voleibol (RFEVB) acerca de lo que sucederá con el club tinerfeño la próxima temporada. «Hace ya más de 15 días que acordaron la suspensión de las competiciones y, en estas fechas, nos movemos con inquietud e incertidumbre sobre la decisión que adoptarán para la campaña 2020/21», explicó.

López recuerda que la RFEVB «nos solicitó a los clubes que votásemos y la mayoría optó por la suspensión, al ser la vía más lógica. Lo que ocurre es que aún no nos han dicho cómo van a resolver el tema de los ascensos y descensos en la Superliga2, que es nuestra competición. El Cisneros estaba luchando y tenía posibilidades matemáticas de conseguir la permanencia cuando se suspendió la Liga. Hicimos un importante esfuerzo económico para conseguir nuestro objetivo y ahora desconocemos lo que ocurrirá».

El dirigente recuerda que existen precedentes sobre la repetición de una campaña entera. «En otras ocasiones, la suspensión de una Liga por causa de fuerza mayor, como pasó durante las guerras, supuso que los campeonatos se repitiesen tal y como estaban. Es decir, los equipos que estaban en una división en la temporada 19/20, volverían a iniciar la competición en el curso 20/21», precisó.

En cualquier caso, López admite que actualmente hay otras opciones sobre la mesa «ya que hay quienes plantean hacer una liguilla de ascensos y descensos con los equipos implicados pero, desde mi punto de vista, esto es más complejo de lo que parece y, además, adulteraría la competición. Sobre todo porque dentro de seis meses, que es cuando calculamos que todo podría volver a ponerse en marcha, cómo puedes tener a los mismos jugadores que tenías cuando se suspendió la Liga. Y, si permiten hacer nuevos fichajes, los clubes que tengan mayor potencial económico serían los que podrían reforzarse de la manera más conveniente de cara a esa liguilla y abordar con mayores garantías que el resto ese posible ascenso o el intentar evitar un hipotético descenso».

Aunque la lógica invite a pensar que la posibilidad más factible es que la RFEVB repita la temporada, el presidente del Cisneros tampoco vería con malos ojos «una ampliación de la Superliga1 de 12 a 16 equipos con los que ya estaban ascendidos de manera matemática. De esa forma, la máxima categoría del voleibol español se asemejaría en número de participantes a otros deportes de nuestro país como el fútbol sala, el balonmano o el baloncesto y, además, nos acercaríamos más a lo que sucede en otras Ligas europeas de voleibol en estos momentos en cuanto al número de equipos participantes en la élite».

«Esta opción –prosigue López– traería aparejada también el hecho de que la Superliga2 se ampliase a 13 equipos en cada grupo, formados con los que quedamos y los equipos que actualmente están en ascenso en Primera. Esta propuesta sería interesante o, al menos, sería la menos perjudicial para todos los clubes».

El presidente del Cisneros espera, por último, «tener pronto noticias de la RFEVB referentes a lo que pasa con los ascensos y descensos o con la configuración de la próxima temporada. Esperemos que nos lo comuniquen pronto y que esa decisión sea una alternativa válida para los que, como nosotros, teníamos opciones matemáticas de permanencia y que tampoco se perjudique a los equipos que iban a ascender», concluyó.

A %d blogueros les gusta esto: