El Hospital de La Candelaria controla de forma remota a 2000 pacientes con marcapasos y desfibriladores

Los cardiólogos efectúan, además, el seguimiento telefónico del resto de pacientes con enfermedades cardiovasculares que tenían cita previa para evitar traslados innecesarios

El Hospital Universitario Nuestra Señora de Candelaria, en Tenerife, adscrito a la Consejería de Sanidad del Gobierno de Canarias, realiza, durante el actual estado de alarma, el seguimiento online de 1957 pacientes portadores de marcapasos y desfibriladores automáticos implantables y holter subcutáneos, gracias a un sistema de monitorización que se implantó en el centro en 2014.

Los cardiólogos pueden vigilar, de esta manera, al paciente mientras permanece en su domicilio, a través de un aparato que, conectado a la línea de teléfono, recoge todas las variables necesarias para confirmar el correcto estado del dispositivo.

Al mismo tiempo, el servicio de Cardiología del Hospital Universitario Nuestra Señora de Candelaria, ha habilitado el servicio de consulta telefónica para hacer seguimiento de todos sus pacientes, de acuerdo con el plan de contingencia del centro hospitalario, una medida implementada también en otros centros sanitarios del SCS.

Así, los cardiólogos llaman a cada una de las personas con quien tendrían cita próximamente para evaluar su estado de salud, ajustar si fuera conveniente el tratamiento y evitar traslados innecesarios al hospital durante el estado de alarma derivado de la crisis sanitaria provocada por COVID-19. Solo se citan de forma presencial a aquellos pacientes que requieren la realización de alguna prueba o procedimiento urgente.

Según explica el doctor Julio Hernández, jefe del servicio de Cardiología del Hospital Universitario Nuestra Señora de Candelaria, “se atiende a la población del área sanitaria de referencia, de forma que no pierdan el contacto asistencial con los especialistas, una acción que ha sido muy aplaudida por nuestros pacientes”.

A %d blogueros les gusta esto: