Fuerteventura produce máscaras de buceo adaptadas para ventilación o protección del personal

El diseño y desarrollo de las piezas y adaptadores lo han realizado científicos majoreros con la colaboración de profesionales médicos y del Cabildo Insular

El Cabildo de Fuerteventura coordina con varias empresas y profesionales de la isla una acción conjunta de voluntariado para la producción de hasta 800 máscaras de respiración adaptadas procedentes de mascarillas de buceo, un material que podría resultar de gran utilidad para la isla en caso de necesidad sanitaria.

Las características herméticas de las máscaras permiten que el aire exhalado del paciente se pueda filtrar, con lo que se minimiza la contaminación exterior mientras es ventilado. Además, estas máscaras que cubren completamente la cara reducen molestias en ojos y rostro cuando el tratamiento es de duración prolongada.

El origen de la iniciativa surge en el Instituto Isinnova en Brescia, Italia, y se ha extendido a casi todos los países y regiones afectados por la crisis del coronavirus.

El procedimiento consisten en aplicar una válvula Charlotte impresa en 3D o bien mediante un proceso de fresado CNC en poliestireno. Según explican los expertos, también requiere el cambio de orientación de las válvulas antirretorno que traen de fábrica. El Instituto Isinnova ha puesto a disposición de la comunidad global la patente y el diseño de este tipo de válvulas para que cualquiera que sepa pueda fabricar estas piezas.

Así, esta iniciativa es posible en Fuerteventura gracias entre otros a la empresa Fuertesol, filial de la Librería – Papelería Andrómeda, que ha puesto desinteresadamente a disposición del Cabildo de Fuerteventura todo su stock de máscaras.

El diseño y desarrollo de las piezas y adaptadores lo han realizado científicos majoreros con la colaboración de profesionales médicos. Así, se ha optado por la fabricación de las piezas de conexión a la máscara mediante fresado CNC de termoplásticos.

Aunque en Canarias no es necesario su uso por el momento, Fuerteventura está en disposición de producir hasta 800 unidades con el stock y la capacidad de producción actual de la isla si la realidad sanitaria así lo indica.

A %d blogueros les gusta esto: